Search
  • Dra. Aida J Collazo Vázquez

¿Por qué los niños repiten el mismo juego muchas veces? Historias de juego en libertad

La niñez nos demuestra desde que nace, el poder que tiene de conocer su mundo, pero sobre todo de probar sus habilidades. Ya sea de manera independiente, en pares o en grupo se organizan su mapa mental de lo que tienen frente a ellos para poder conocerlo. Desde moverlo, probarlo con el gusto, lanzarlo y hasta hacerlo cambiar del forma. En ocasiones para el maestro, el padre y el terapeuta puede ser inquietante lo que ocurre cuando el niño está en el espacio. Le tememos a que algo se rompa, al reguero, al desorden, a que este en soledad recogiendo el espacio. Sin embargo, cuando le damos la oportunidad al niño a dejarnos saber activamente sobre sus habilidades y destrezas en espacio que le permita moverse, recrear con sus manos y cuerpo sus ideas le conocemos mejor y podemos comenzar a entender ¿Por qué repite el mismo juego o la misma acción tantas veces?. El modelo de María Montesorri ve esa practica como esa gesta innata de investigación, experimentación de de autodescubrimiento.


El niño repite lo que ha descubierto y es capaz de hacer repetirlo muchas veces porque está tratando de comprender a profundidad su funcionamiento por medio de todos sus sentidos. Cada vez que practica lo mismo cada día, en el mismo lugar y/o en otro escenario estamos contribuyendo al que el niño pueda autoconocerse, que se pueda fallar para innovar, que pueda conectar información que viene desde esa memoria a largo plazo a corto. plazo para añadir algo nuevo a ese descubrimiento sobre sí mismo, el entorno cuando actúa y el objeto en sí. En algunas ocasiones el "Quítaselo de la boca" "Deja eso ahí" "Pero vas a hacer lo mismo", "Deja eso que se va a romper" aleja al niño de ese ciudadano global que querremos innovador, listo para la acción, con autoconocimiento y poder de emprendimiento.


Entonces, ¿Qué podemos hacer para que sea posible repetir de forma segura alentándolos y eliminar los no?


  1. Observe que el espacio de juego tenga espacio para moverse. EVITE la aglomeración de objetos.

  2. Cuando observe que el niño está interesado en una actividad u objeto aliente de la siguiente manera:

  3. Si es un infante/maternal: Nombre las acciones que hace y luego pregunte para motivar el lenguaje expresivo. Haga modulaciones de voz, haga lo mismo que está haciendo el niño (a)

  4. Cuéntame con que juegas.

  5. Pregunte ¿Me puedo unir a tu juego?

  6. Pregunte ¿Qué es lo más que te gusta de ese juego? ¿Qué no te gustará que pasara en tu juego?

  7. Integre en ese espacio de juego material auténtico que le permita extender su juego y conectar con aquello que ya esta demostrando en su juego. Ejemplo: Si es cocinar, puede traerle cajas del supermercado para preparar una cocina ecológica.

  8. Cuando observe que el niño puede poner en riesgo su seguridad en el juego usted puede:

  9. Háblame de lo que deseas hacer con eso.

  10. Lo que vas a hacer es seguro para ti.

  11. Enséñame como lo deseas hacer.

  12. Hagámoslo juntos.

  13. ¿Qué otra idea puedes tener sobre esa acción de lanzar a alguien?

En ieConuco lo sabemos muy bien, por tanto en las invitaciones en nuestro espacio rotan y se repiten y están hasta que la comunidad de niños esté listo para lo próximo. Esto nos da información para saber quienes son, que hacen, como lo hacen y qué están por hacer. Te invito a formar parte de este programa. Nuestro modelo funciona y ¿el tuyo?. Pues no es que ya lo hagas...es ¿Cómo lo estás haciendo?


¿Mantienes las invitaciones para jugar en tu centro, hogar o escuela? Te invito a innovar. Para consultorías se puede comunicar a ieconuco@gmail.com




19 views0 comments