Search
  • Dra. Aida J Collazo Vázquez

Pequeños ensayos en los infantes y maternales

Para nuestros infantes y maternales sus gestos son pequeños ensayos para grandes manifestaciones conductuales. Solo basta con salir del vientre de la madre y busca ser alimentado y arrullado, entonces aprende que hay algo que le protegerá y le alimentará. Todo lo que el niño pequeño haga con su cabeza, manos, pies, dedos, lengua, ojos y expresiones verbales serán una pieza clave para su futuro desarrollo. Aún si un niño no va acorde a lo esperado según su desarrollo, los gestos serán esenciales apoyarlos y estimularlos. Hay ensayos que nos resultan bien y otros no tan bien y con esos volvemos a empezar.


El aprendizaje es un cambio que ocurre cuando el ser humano interactúa con el mismo y su medio ambiente. Y la memoria tiene un rol fundamental. La memoria se construye mediante ese proceso de aprendizaje que deja huella y la integración de nueva información. Se construye sobre el aprendizaje y los beneficios del aprendizaje mismo. La memorización puede ser perfeccionada ante un evento emocional fuerte, contexto especial y atención acrecentada.


Y ¿Que les quiero decir con esto?...


Con esto les quiero decir que las emociones que rodean al niño son parte fundamental de ese proceso de aprendizaje que apoyan esos pequeños ensayos. Imagínese que su niño maternal toma un paño y se acerca haciendo el gesto de limpiar la superficie y usted salta con un grito diciendo "Que es eso" "Eso está sucio" "Vete para allá". Su pequeño ensayo fue el buscar pertenecer para sentirse útil y capaz. De imitar lo que hay en su entorno para saber que forma parte de él. Tu niño o niña lo volverá a intentar, por que su cerebro esta diseñado para aprender, para resolver y para expresar su emoción. Los ensayos están cuando se mueve, cuando habla, cuando te mira, cuando canta, cuando toma material cotidiano para saber como funciona, cuando expresa su emoción de desagrado, felicidad, asco, disgusto o tristeza o cuando te dice "allá yo solo".


El rol del ambiente será determinante para ello y no estamos diciendo que sea un ambiente perfecto,jamás. El mío jamás fue perfecto. Pero si, alentamos a que se tenga un ambiente para el infante y el maternal que ame los errores y sean vistos como una oportunidad para aprender y crecer.




  1. Observa si tu ambiente es de "Sí".

  2. Ten un espacio donde pueda interactuar con él de manera segura.

  3. Conversa conectando en positivo para motivar la acción que desee llevar a cabo. "Veo que quieres tomar mi vaso, deseas agua" "Veo que me quieres dar comida, puedes utilizar esta cuchara" "Me estas queriendo decir que quieres agua, gracias por comunicarte".

  4. Invita a que te acompañe a hacer tareas del hogar, si es un infante colócalo cerca tuyo y dale una pieza de ropa.

  5. Permite la independencia: lave sus manos, que se vista, que coma o que decida que postre comerá.

  6. Juegue, juegos que que tenga que esperar turno.

  7. Haga lectura de cuentos y permita que también lo lea.

  8. Haga preguntas de curiosidad; ¿Me pregunto que harías?

Esto que te escribo viene de la voz del profesional pero también de la madre. Un niño necesita un campeón, sé su campeón.


Para más información puedes comunicarte a ieconuco@gmail.com o visítanos en ieconuco.org

14 views0 comments