Search
  • Dra. Aida J Collazo Vázquez

Los niños no necesitan más terapias, necesitan jugar al aire libre

Los retos externos de la vida diaria han colocado fuera de balance el tiempo que pasa en contacto el ser humano con el espacio al aire libre. Sabemos sus beneficios, sin embargo por diversas exigencias académicas, estructurales, laborales han puesto al límite los tiempos que los niños pasan en espacios abiertos para el juego libre y estructurado. Un informe de estadístico expone que el niño americano masa promedio de 4 a 7 minutos al aire libre mientras que la otra parte la pasa con electrónicos (Kim P., 2019).


Entonces, ¿Cuáles cree usted que están siendo las consecuencias?. El autor Louv, Richard. Last Child in the Woods: Saving Our Children From Nature-Deficit Disorder hace un llamado para liberar a los niños de las deficiencias en el desarrollo mediante la exposición del juego al aire libre. Las situaciones relacionadas al ADHD, Autismo, Comunicológicas, Desórdenes de Integración Sensorial, Ociupacionales son en fin como resultado del cambio en los estilos de vida y exigencias sociales que directamente han impactado no sólo a los niños si no también a los adutlos. La autora del libro establece que: "El juego libre activo al aire libre, es un tipo de juego que promueve un desarrollo sensorial y motor saludable en los niños. Es el antídoto para que su hijo pase horas sentado en el interior y mirando las pantallas, y para que usted, como padre, esté demasiado ocupado y sobrecargado de actividades infantiles para disfrutar de la paternidad. El aire libre despierta y rejuvenece la mente y activa todos los sentidos a la vez".


Ahora bien, sabías que el juego al aire libre apoya al niño a: bajar porcentaje de obesidad, aumenta su creatividad, aumenta sus habilidades académicas, estabilidad emocional y sostiene su sistema inmunológico. Todo esto porque al cerebro le gusta aprender desde el asombro y desde el componente verde que nos da la naturaleza (Mirabal, S. 2020). El calor del sol aleja todo virus y en este tiempo de Pandemia como organizaciones educativas y en el hogar debemos revaluar el uso de nuestros espacios al aire libre.


Por tanto, aprender alrededor de ella ayuda a fortalecer nuestro cuerpo para prepararlo para las destrezas formales escolares y para la vida misma. Así que cuando te preguntes ¿Por qué no lo hace?...contesta esta pregunta, ¿Cuánto tiempo mi hijo pasa jugando al aire libre?, entonces sabrás que es un elemento que se necesita para crecer feliz y libre de terapias remediativas. Desde mi perspectiva profesional en la niñez los casos relacionados a retrasos en el lenguaje, destrezas ocupacionales y los desórdenes de integración sensorial son resultado de la falta de juego, interacciones sociales familiares y de juego activos en espacios para el juego libre estructurado y no estructurado. En estos 18 años desde los ojos de maestra, investigadora y especialista en el desarrollo he visto también como las terapias son más efectivas cuando los terapeutas utilizan el entorno y el ambiente al aire libre. He visto como aumenta interacción, productividad y aprovechamiento de esos 30 minutos que separara el terapeuta para cada paciente. Y he visto como las tabletas, tiempo sentados repitiendo y enseñando baja la motivación, productividad y aprovechamiento del estudiante. Los niños no necesitan más terapias los niños necesitan espacios para sentir su entorno de manera mutisensorial al aire libre. Pero sobre todo con adultos que crean en la inventiva y capasidad de cada niño para aprender desde sí mismo en un entorno enriquecido con interacciones poderosas.


La Academia de Pediatría y el equipo de @TimerNook establecen que los niños preescolares deben estar diariamente de 90 a 120 minutos al aire libre, los niños de edad escolar tres horas disfrutando de juego no estructurado y los adultos de 15 a 20 minutos. Esto, porque al cerebro necesita estar en momentos de atención y no atención. Apoya el procesamiento de información y trabajar con la memoria a corto y a largo plazo. Por consecuencia el aprendizaje.


Niños están trabajando activamente con esferas de agua.
ieConuco al aire libre

Ahora bien ¿Qué podemos hacer como padres, educadores y terapeutas?


  1. Escoge un espacio que tenga un cielo por techo, árboles, agua, aire y sol.

  2. Ten encuentra que los niños necesitan agua para idratarse y sombra para taparse del sol. Aparte de bloqueador solar y sombreros. Recomendamos rociadores para mantener frescos a los niños.

  3. Observa a tu alrededor y verifica ¿Dónde el niño puede interactuar con?....la Luz, el agua, la sombras, el calor, los sonidos, el agua, desplazarse por medio de diferentes movimientos en libertad, combinar, dramatizar, hacer música, observar y expresarse.

  4. Integra experiencias relacionadas a: mantenimiento del patio, jadineria, correr, brincar, saltar, salpicar, arrancar, rodar, trepar, caminar, respirar, estar descalzos, juegos de ronda y experiencias relacionadas al arte.

  5. Identifica materiales de la vida diaria que puedas integrar como piezas sueltas

Cuando nos exponemos al aire libre permitimos el desarrollo pleno del ser humano, que por consiguiente resultará en un ser humano residente, responsable con el medio ambiente y conectado a su entorno social.


La organización NAEYC.org enumera los beneficios que resultan al estar en contacto con la naturaleza en el niño de niñez temprana:

  1. Invita al aprender de manera inquisitiva.

  2. Promueve la interacción social y colaboración.

  3. Apoya la salud física.

  4. Invita a nuevos contextos para el aprendizaje.

  5. Mejora el descanso.

  6. Invita a tomar riesgos.

  7. Mejora el aprovechamiento académico

  8. Apoya destrezas relacionadas a la Ciencia, las Matemáticas, Ingeniería, y Matemáticas.

  9. Ancla al niño a su MUNDO REAL.


Si deseas conocer más sobre este tema y ¿Cómo preparar el entorno de regreso al espacio educativo al aire libre en tiempo de pandemia? Te invitamos a nuestro Taller Una escuela con un cielo por techo. El mismo se llevará a cabo el 30 de octubre de 2020 junto a Educadores de Excelencia para la Niñez Temprana arbg017@yahoo.com


Además Para talleres relacionados puede ir a nuestra página de eventos en el mes de octubre que apoyan el tema de preparación del cuerpo previo a las destrezas formales escolares https://www.facebook.com/ieconuco


Algunas referencias:


Hanscom, A. (2016) Balanced and Barefoot. New Harbinger Publications. Kindle Edition.

Louv, R. (2008). Last Child in the Woods: Saving Our Children From Nature-Deficit Disorder . Algonquin Books. Kindle Edition.


Mirabal, S. (2020) Webinar https://www.brainconnections.co/webinarsBrainConnection


El poder de la naturaleza Tomado de: https://www.investigacionyciencia.es/revistas/mente-y-cerebro/naturaleza-y-psique-550/el-poder-de-la-naturaleza-8622


The Outdoor Classroom as a Sustainability Education Tool: The Case for University Leadership in Education for Sustainability through Outdoor Classroom Design Tomado de: https://greenschoolsnationalnetwork.org/outdoor-classroom-sustainability-education-tool-case-university-leadership-education-sustainability-outdoor-classroom-design-use/?gclid=EAIaIQobChMIyJPbiL6_7AIViuzjBx0QCAMKEAAYAiAAEgI3GPD_BwE

27 views0 comments